Drenes de arena y verticales

Los drenes se usan principalmente para la consolidación de áreas extensas de carga, como grandes áreas de almacenamiento, pistas de aeropuertos, terraplenes de carreteras y embalses. También se destaca su uso junto con el hincado de pilotes en suelos de arcilla blanda.
El drene disipa el gran aumento en la presión intersticial que se genera durante el hincado, y elimina así todo peligro para los pilotes que ya están colocados.

Drenes de de arena

Estos drenes implican la excavación de un pozo vertical relleno con arena apropiadamente graduada para que actúe como filtro. Las técnicas que se usan en la actualidad y que Trevi elige en función de los resultados más satisfactorios comprenden la técnica que utiliza la energía dinámica del agua bajo presión para la perforación y el desplazamiento del suelo. El material excavado llega a la superficie en suspensión por medio del flujo de agua creciente, que al mismo tiempo sirve para mantener el pozo abierto hasta que se lo llene con arena.

Para los drenes que se realizan con la técnica de barrena continua, el método consiste en introducir una barrena continua en el suelo hasta la profundidad deseada y luego colocar al mismo tiempo la arena en el eje hueco de la misma barrena mientras se retira la barrena con un movimiento rotativo.

Los diámetros promedio de los drenes de arena varían de 25 cm a 40 cm, y se pueden alcanzar profundidades de 40 m a 45 m. La producción promedio puede ser de 70 a 100 metros lineales por hora, de acuerdo con las características del suelo.

Drenes prefabricados

Estos son drenes prefabricados que se colocan en el suelo con el equipo adecuado. Actualmente existen en el mercado diversos tipos de drenes prefabricados con características prácticamente idénticas. Sin embargo, antes de instalar un drene, es importante conocer las características de permeabilidad y resistencia de su filtro y la capacidad del drene de tolerar los movimientos del suelo.

Trevi utiliza una técnica de hincado en la que se usan vibradores hidráulicos. El elemento que vibra se sitúa en la cabeza del tubo de hincado. En casos especiales, se puede utilizar un mandril de vibración y se pueden aplicar vibraciones en diversas profundidades del tubo. El hincado con vibración permite atravesar de manera rápida cualquier capa compactada por encima de la capa que se va a drenar.

La producción promedio puede ser de entre 200 y 500 metros lineales por hora; de hecho, de acuerdo con las características del suelo, se pueden obtener velocidades de hincado de hasta 1,5 m por segundo. Las longitudes promedio son aproximadamente de 25 m a 30 m, con la posibilidad de alcanzar profundidades de 40 m.

Solicitar información
Trevi S.p.A. 5819, Via Dismano 47023 Cesena Italy | Tel. +39.0547.319311 Fax +39.0547.319313
Cookies help us to provide our services. Using these services, you agree to the use of cookies on our part.. Info
}